Practicando mindfulness en la sierra noroeste de Madrid

Practicando en la sierra noroeste de Madrid. Mindfulness del sonido es uno de los ejercicios potentes para ejercitar la atención centrada y focalizada. Mindfulness significa, como define Jon Kabat Zinn, prestar atención de una manera especial,  intencionadamente, en el momento presente y sin juzgar. 

Yo suelo decir que es despertar del automático en el que vamos y saber lo que se está vivenciando mientras se está experimentando.

-Con este ejercicio practicamos conscientemente la atención. Favoreciendo el estado de mindfulness. Permitimos romper con el ajetreo de nuestra mente que, en muchas ocasiones, parece ir sola de un sitio a otro. Retomando nuestro centro. Nuestra  presencia. “El estado adulto.”

Recordando y haciéndonos conscientes que nuestra mente y nuestros sentidos son unas maravillosas herramientas que están a nuestro funcionamiento y no al contrario.

Además permitimos romper con la identificación con nuestro bagaje mental. No somos nuestros pensamientos,  somos a los que le suceden estos pensamientos.

-Cuando practicamos Mindfulness del sonido estamos activando el sistema de activación reticular (SAR) o filtro reticular  que es una región amplia del cerebro, responsable de la regulación del estado de vigilia y las oscilaciones diurnas/nocturnas.

Practícalo ahora mismo:

-Para ello simplemente lleva tu atención a la postura en la que te encuentras, pasa revista a las distintas partes de tu cuerpo comenzando por las plantas de los pies y ascendiendo hasta la cabeza.

-Presta atención a tu respiración, sin forzarla, expira siendo consciente y luego inspira.

-Escucha los sonidos que suceden en donde estás ahora mismo, deja que sea como son, sin hacer valoraciones, juicios.

-Escucha el sonido que hay, si aparece algún pensamiento evocando un recuerdo acerca de ese sonido, obsérvalo y déjalo ir, deja que el pasado sea pasado o el futuro sea futuro y vuelve al sonido que escuches, vuelve al presente, mantén tu atención en ellos, sin evocar juicios, regresa a tu respiración de vez en cuando. Vuelve a mantener la atención al sonido del ambiente en el que estés.

-Ahora regresa a tu respiración, haz un par de inspiraciones profundas. Ya has terminado.

Te aconsejo que entrenes este ejercicio:    

Comienzo del día     Antes de la comida.      Fin del día                

       1 minuto                  1 minutos                     1 minuto                  

Y por supuesto cuando estés nervioso, alterado, irritado o emocionalmente desbordado.

Termino con este este vídeo de Eckhart Tolle sobre “estar presentes”: Espero que te sea de utilidad. 

Gracias y un saludo.

Beatriz.