Trastornos del estado del ánimo. La indefensión aprendida.

Los trastornos del estado del ánimo y la indefensión aprendida tienen que ver en la explicación de cómo nuestras experiencias anteriores, marcan, en gran medida nuestras actitudes y comportamientos futuros. Si anteriormente nos hemos visto en situaciones negativas donde hiciéramos lo que hiciéramos las cosas no cambiaban, hemos saboreado  la sensación de bajo control ante la situación. Nuestras respuestas no cambiaban, ni afectaban la situación.

Esto se traduce en que la persona  ante futuros acontecimientos en donde SÍ TIENE CONTROL y puede  actuar y modificar el ambiente o la situación SE QUEDARÁ PASIVA  con la  creencia: “haga lo que haga, no voy a lograrlo ” “haga lo que haga las cosas no van a cambiar”.

 

Es la expectativa transformada en creencia que suele tener la gente que permanece en un contexto de malos tratos y de abuso psicológico, de buling y de mobbing

Lo que se traduce en que piensan que hagan lo que hagan es muy difícil cambiar la situación.

Esto fue estudiado y desarrollado por el psicólogo estadounidense Seligman y se conoce como “indefensión aprendida”.

Aplicó este modelo a la conducta humana y postuló la pérdida percibida de control del ambiente o expectativa de incontrolabilidad.

Esta expectativa de bajo control  es fruto de una historia de fracasos en el manejo de las situaciones, es decir, la experiencia previa de no lograr la solución en un principio, salir de la situación agresiva,  y una historia de reforzamientos  que no ha permitido que el sujeto aprenda las complejas aptitudes necesarias para controlar el ambiente.

 

La teoría podría considerarse un buen modelo de síntomas depresivos, pero no del síndrome de la depresión humana.

 

-En el enlace hay un sencillo ejemplo de como dos grupos de estudiantes, escogidos al zar, se ven sometidos a una prueba donde se muestra como afecta la indefensión aprendida.

Dividos al azar en dos grupos se les asigna la misma tarea:

3 ejercicios de anagrama (formar palabras cambiando las letras de una palabra como por ejemplo “amor” “roma”) para resolver. Todos creen que tienen la mismas palabras, pero lo que no saben es que las dos primeras son diferentes para cada grupo, en unos son fáciles y en otros son imposibles de solucionar.

La tercera palabra es la misma para todos.

¿Qué crees que puede pasar?

 

 

By | 2017-10-29T21:00:45+00:00 mayo 12th, 2015|Constelaciones Familiares, Psicología|0 Comments

About the Author:

Psicóloga terapeuta. Psicoterapia y Mindfulness. Constelaciones familiares, eneagrama, gestalt, ineterconductismo y terapias de liberación emocional EFT, análisis transaccional y Programación Neurolingüística.

Leave A Comment

A %d blogueros les gusta esto: